Sostenernos en calma frente a la tormenta

En tiempos tormentosos es fácil dejarnos arrastrar por la tormenta. El miedo, la incertidumbre, el enojo, la intolerancia y la frustración en el inconsciente colectivo están a la orden del día. Fácil es ver afuera y encontrar motivos con los que justificar nuestra emocionalidad y nuestra experiencia. Sin embargo alimentar la tormenta y la resistencia a la misma no hace que su impacto se atenúe y por el contrario, nos aprisiona cada vez más a la misma.


Resonamos con el entorno, amplificando nuestras luces y sombras constantemente y mientras más estemos proyectando en el entorno, en mayor medida nos sacudirá la tormenta para que atendamos lo que nos está mostrando. Nuestras sombras se hacen visibles, nos encontramos de frente a nuestras tormentas internas y a la oportunidad de trascenderlas. Tenemos la oportunidad de trascender aquello que nos limita, recibiendo la transformación y los vientos de cambio y elegir ser la calma frente a la tormenta permitiendo que la misma nos transforme.


Aquello a lo que nos resistimos persiste en nuestra experiencia e incrementa su intensidad hasta ser admitido y liberado a la luz de la consciencia. Los vientos de cambio soplan fuerte, si nos resistimos sufrimos y retardamos nuestra evolución. Sostener la calma en tiempos tormentosos es todo un desafío y a la vez es el desafío al que todos de una u otra manera estamos siendo invitados hoy; siendo invitados a dejar morir las viejas formas para renacer en nuevas formas de ser, de hacer y de vincularnos con nosotros mismos como punto de partida.


“Quien mira hacia afuera sueña, quien mira hacia adentro despierta” C. Jung




Si miramos afuera los vientos nos sacuden y nos perdemos en ellos, pero si miramos dentro de nosotros mismos podemos tomar la oportunidad o desafío particular que la tormenta nos trae. Observar los vientos que soplan internamente, observar la propia tormenta y elegir conscientemente ser la calma frente a la misma, esto es el desafío. Sostenernos en calma frente a la tormenta interna implica, tomar consciencia de lo que internamente se está movilizando y del propósito de esta movilización. Implica observar y sostenernos frente a lo que internamente se moviliza para poder trascenderlo. Cuando somos capaces de sostenernos cada vez un poco más frente a lo que internamente se moviliza lo vamos trascendiendo, la consciencia se va actualizando y así también nuestra experiencia. Podemos observar la tormenta sin que la misma nos sacuda tan intensamente en la medida en que admitimos la transformación interna que trae y dejamos de resistirnos a la misma.

Recibiendo la tormenta, recibiendo la transformación y tomando la oportunidad que nos trae vamos liberando y liberándonos de lo que ya cumplió su propósito y su ciclo en nuestra vida y somos capaces de recibir la nueva consciencia que busca emerger en nosotros y a través de nosotros. Este proceso implica la trascendencia del ego en la confianza de estar sostenidos por un poder y propósito superior que se manifiesta en nosotros y a través de nosotros constantemente. Ser la calma frente a la tormenta también implica sostenernos frente a nuestra experiencia interna y permitir que la misma nos atraviese y nos transforme. Implica sostenernos en la confianza de ser capaces de recibirla, y en esa confianza hay una actualización de la consciencia y somos capaces de recibir lo que emerge y recibirnos de una manera distinta hoy.


Como el águila que eleva su vuelo por encima de la tormenta para descubrir nuevos horizontes, estamos siendo invitados a elevar nuestra mirada hacia el propósito de la tormenta. Por encima de las frecuencias que nos aprisionan y se hacen visibles interna y externamente, invitados a elevar nuestra vibración para descubrirnos más allá de nuestras prisiones internas. Hoy más que nunca la densidad está siendo revelada para ser transmutada y liberada. Todos tenemos la capacidad de hacerlo y ser la calma frente a la tormenta. Justo ahí donde están nuestros mayores miedos está también la propia liberación y nos liberamos en la medida en que somos capaces de recibirnos y recibir la totalidad de nuestra experiencia y la transformación que de la aceptación de la misma deviene.




9 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo